Posteado por: Cucha Independentista | 12 mayo 2009

Intervención de Alfonso Sastre en la presentación de Iniciativa Internacionalista en Donostia

 

Buenos días: Tan sólo unas pocas palabras  para decir  a quienes no conozcan mis obras literarias y mi trayectoria en la vida, ya larga, por qué estoy aquí, encabezando una candidatura de Izquierda Internacionalista para Europa. Y puede resultar raro como voy a decirlo pero la verdad es que estoy aquí porque ya estaba aquí (en mis ideas de hoy) desde que la Europa que hoy es un hecho (o un hacerse pero ya “muy hecho”, no digamos que luctuoso pero poco menos), empezaba, hace casi sesenta años, a dar sus primeros vagidos, y entonces otras gentes como yo, o yo como otras gentes, mejor dicho, empezamos a decir “No” a aquella Europa  que se nos imponía, como si se nos propusiera, porque estimábamos que era deseable, eso sí, que se configurara una “Europa de los pueblos”, y lo que se nos proponía/imponía era una “Europa de los Mercaderes”, y eso era sin duda, para nosotros, indeseable.

Con palabras como éstas, cuando no con estas mismas, nos expresábamos siempre;  no es nada nuevo; y por eso es natural que yo, que no soy más, pero tampoco menos, que un escritor de ficciones un tanto pensativo ante las desventuras del mundo, esté ahora aquí, o siga estando aquí, aunque ahora, ay, mi edad -¡83 tacos o castañas!, como se decía en mi barrio- y mi salud no me permitan la presencia activa y práctica que yo hubiera deseado desarrollar en la defensa actual de estas ideas, que no son otras, con algunos matices que quizás habría introducido en su redacción -cosas de poca monta-, que no son otras digo, que las que pueden leerse en el Manifiesto que acompaña a esta candidatura, o sea, en nuestro manifiesto.

El carácter “simbólico”,  en términos prácticos, de mi presencia en la candidatura,  no le resta ni un ápice al compromiso que afirmo haber adoptado  al asumir mi presencia en su cabecera.

Hablando de mi pasado político debo decir que sólo durante un breve período he pertenecido  yo a un partido político y que ello fue durante la dictadura de Franco, y en las filas del Partido Comunista de España, en Madrid. Ya en Euskal Herria, he sido un modesto luchador por la paz (Herri Arteko Bakea), y lo demás han sido mis artículos, mis libros,  y mis acciones democráticas ante las urnas, en las que he apostado siempre, claro, por las opciones que me parecían justas. Mi presencia en una lista de ANV, fue una acción desgraciadamente irrelevante porque aquella lista, creo recordar, fue ilegalizada. No oculto, sino que siento un gran orgullo por ello, que he apostado siempre por la izquierda patriótica vasca, precisamente porque me han parecido -y me siguen pareciendo- justas las posiciones de quienes tienen sentimientos e ideas favorables a  la soberanía de sus pueblos. Cuando la izquierda patriótica vasca se manifestaba antiparlamentaria, oí mil veces que sus críticos declaraban que si participara  en las instituciones allí podrían manifestar sus ideas con entera libertad.  ¿Es posible que ocurra lo que está ocurriendo? A veces me parece mentira.

La voz de los sin voz tendría que oírse en Europa: En Europa tendrían que oírse los planteamientos y las opiniones de una izquierda radical -sí, radical- e internacionalista. Recordemos que el internacionalismo es algo muy diferente del cosmopolitismo capitalista, que comporta evidentemente (globalización) la desaparición de los pequeños pueblos y de las culturas minoritarias, mientras que el internacionalismo  conlleva una aceptación, y hasta una apología de lo pequeño y diferenciado,  y ello como un modo de defensa de la vida, siempre amenazada por los mandatos de una homogeneización mortal. En Termodinámica llaman entropía a esta amenaza de muerte.

Nosotros estamos, y queremos decirlo en Europa y donde sea, por que vivan y prosperen los pueblos y las pequeñas culturas amenazadas de desaparición  y que, efectivamente, están desapareciendo. (¿Cuántas lenguas desaparecen cada año que pasa?). Personalmente yo apuesto hoy por lo que en América latina ya están llamando “un socialismo del siglo XXI”. Llevar estas inquietudes  y otras mil, hoy siempre ignoradas, a “Europa”, será una tarea fervorosa y permanente para quienes -ya nosotros, ya los compañeros de otras candidaturas hermanas- obtengan un lugar el mes que viene en el Parlamento de Europa.

Muchas gracias

Alfonso Sastre. 10 mayo 2009

Anuncios

Responses

  1. […] El post original […]


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: